Los terremotos de Andalucía

En la noche de Navidad de 1884 muchos relojes de las provincias de Granada y Málaga se detuvieron a las nueve: fueron los primeros efectos del desastre conocido como los terremotos de Andalucía. Fue un movimiento sísmico muy devastador con réplicas casi imperceptibles, hasta que el día 28 se hizo sentir de nuevo con fuerza. El 21 de enero aún hubo un temblor de cierta intensidad, llegándose a sentir una cincuentena de seísmos que no cesaron hasta la primera quincena de febrero de 1885 y durante más de un año se fueron reproduciendo pequeños temblores.

La superficie del área afectada ocupaba unos 8.400 Km2. Del estudio sobre la distribución y la intensidad del seísmo se deduce que el terremoto afectó un área de forma aproximadamente elíptica, sin seguir la línea de una supuesta falla. La intensidad de los efectos sobre el territorio estaría más condicionada por la tipología de los suelos, por la geomorfología de los materiales antiguos y por las características constructivas de los equipamientos que no por la existencia de un epicentro o de una línea de detonación determinada.

 Por aquellas fechas cayó una gran nevada y a la catástrofe sismológica se le sumó una climatología de riguroso invierno que complicó enormemente la situación.

Compartir en twitter Compartir en facebook
Generalitat de Catalunya - Departament de Cultura
Ministerio de Cultura
Espais escrits
Unnim